més clar... d'en Ferreres a el Periodico, 30/08/17  
 
   
   
David Fernandez a l'  
   

“El que està malament és que no ens preguntem què està bé”

G.K. Chesterton

És el pa que s’hi dona i no hi ha més cera que la que crema: som el país que som, amb totes les seves contradiccions. I del periodisme que ha anat dimitint aquests dies, en tants sentits, em quedo amb la paràbola de Ramon Barnils: “Els mitjans de comunicació seran els exèrcits del segle XXI”. Del seu fill, l’Andreu, en guardo penjat al suro el que és per a mi el seu millor article -“El diable sobre rodes”-, en què conclou: “Que bèstia, la por, a vegades”. Que bèstia la vida sovint.

Que bèstia que el director d’ El Periódico equipari independentistes amb jihadistes i encara no hagi demanat disculpes o se n’hagi desdit; literal: “Aflora ante el #1O el ‘nosotros’ versus ‘ellos’, la misma línea divisoria que enajenó a unos de jóvenes en Ripoll”. Un tuiter pot ser caníbal. La desinformació, també. Que bèstia que cap gran mitjà hagi burxat -desmentir-ho no poden fer-ho: 744 milions d’euros en armament entre 2010 i 2014- i aprofundit en les amistats perilloses de la monarquia espanyola amb l’Aràbia Saudita, epicentre difusor del wahhabisme i receptor de la rendible i subvencionada indústria militar espanyola. Que bèstia el cinisme criminal de la política internacional. A vegades. Les seves guerres, els nostres morts. Sempre.

Coincideixo amb en Toni Soler que la manifestació del 26 d’agost es va produir amb les contingències, límits i tensions que ens defineixen i que, malgrat tot i ja és dir molt, tota la pluralitat de la societat catalana hi era representada. Matís personal inclaudicable: mentre tingui esma, alè i batec, seguiré xiulant, rebutjant i reprovant el trio criminal de les Açores, per pur respecte a les seves víctimes. Xiular els responsables impunes, la mentida com a arma de destrucció massiva, que es destruís il·legalment i s’arrasés completament un país sencer com l’Iraq provocant 650.000 víctimes mortals. Que bèstia la impunitat, a vegades.

La dreta rància ha disparat canons contra els digníssims advocats Jaume Asens i Benet Salellas

Coincideixo amb en Jordi Graupera sobre els interessos mesquins -la temptació autoritària recurrent i el populisme securitari de dretes en voga- subjacents a qualsevol poder quan empra la por com la més eficaç estratègia de control social i submissió ciutadana. L’últim exemple són les conseqüències encara vigents de la roïna gestió del post 11-S del 2001. Però, en veu baixa i per si de cas, calma el fet que aquest país els hagi respost capgirant-ho del tot: que el paraigua comú gairebé instantani hagi estat “No tenim por”; que la imatge a la retina hagi estat la del pare i la mare d’en Javier Martínez -l’infant de tres anys mort a la Rambla- abraçant-se amb l’imam de Rubí, Driss Sally; que a Ripoll prengués la paraula el dolor de la germana d’un dels joves fanatitzats; que les històries que arriben siguin la de l’abraçada permanent entre la mestra Maria Majó i la jove Hanan el Yazidi Tadmori; que la manifestació fos d’un blau mediterrani que reclamava pau, tallar en sec amb la islamofòbia i acollir -fem tard- els refugiats; que el major dels Mossos digui en prime time que no es poden criminalitzar llocs de culte. No és poca cosa, si mirem els vents que recorren Europa. Que bèstia l’oblit, a vegades. Que gran la gent quan resisteix la por.

I que mediocres les bestieses antijurídiques escoltades. Hi ha qui ha intentat, miserablement, criminalitzar el dret de defensa i el dret a un judici just en un Codi Penal sense pena de mort. La dreta rància ha disparat canons contra els digníssims advocats Jaume Asens i Benet Salellas: i mentre carregaven contra ells es carregaven de passada qualsevol rastre d’estat de dret. Ara, que cal que els inquisidors inverteixin la metàfora: tota persona té dret a un advocat, una altra cosa ben diferent és que sigui la persona defensada qui triï triar lliurement un advocat gris. Com Alícia Sánchez-Camacho, per exemple, designant Carlos Rey, redactor de la sentència a pena de mort contra Salvador Puig Antich, imputat per aquell crim d’estat i pròfug de la justícia argentina. Que bèstia i que vil la dreta quan carrega contra el dret i no té un mirall a la vora.

Contra la societat de l’espectacle i el negoci de la mediocritat, m’adhereixo i em protegeixo en cadascuna de les paraules del cada cop més estimat Santiago Alba Rico, resistent dempeus i filòsof de guàrdia: “Per això, al contrari del que pretén Hollywood, el mal ha triomfat sempre. Triomfarà. Es repetirà. Davant d’ell, tot el que podem fer és repetir-nos nosaltres també. Repetir què? Repetir allò incommensurable. Repetir-ho és interrompre breument la comptabilitat assassina. És l’únic que podem fer. El contrari d’una bomba, sí, és una carícia, que no fa soroll i no deixa marques. El bé, incommensurable, és tan concret com els ganivets i les seves ferides; s’ocupa dels cossos vius sense cap certesa. Els petons no deixen runes però són també infinits; les lleis no impedeixen les bombes, però creen les condicions per desactivar-les. Tot pot fallar -la democràcia, el dret, la justícia econòmica, l’educació, l’art, l’amor-, però no hauríem d’empènyer en aquesta direcció”. Que bèstia el segle XXI, a vegades.

Bestieses i bajanades a les quals cal oposar-se una per una i sota qualsevol circumstància. No podem fallar. Jean Jaurès, abans que l’assassinessin per escriure contra la guerra, escrivia a L’Humanité : “El valor consisteix a buscar la veritat i dir-la, a no tolerar la llei de la mentida que passa”. Sant tornem-hi. És universal que els cops d’estat mai posen urnes sinó que les treuen, violenten i segresten. Però que que bèstia que Societat Civil Catalana digui que votar el primer d’octubre serà un cop d’estat i demani alhora, sense despentinar-se ni enrojolar-se, la declaració immediata de l’estat de setge o d’excepció. Que bèstia la política caníbal, a vegades; que bèstia el búnquer, gairebé sempre. Desoint i desobeint bestieses, ens caldrà sortir pacíficament i democràticament -i que bèstia que aquesta sigui la cruïlla- a defensar les urnes. No a vegades, sinó tantes com calgui.

 
   
http://www.ara.cat/opinio/David-Fernandez-A-vegades_0_1862213816.html  
   
   

Dos países, dos realidades

Los atentados han tenido un efecto inesperado para cualquiera: han aflorado las estructuras de un estado

SUSO DE TORO  ACTUALIZADA EL 19/08/2017 22:39

Hace falta que pase tiempo para que una comunidad, a través de las instituciones que tenga, pueda ir reconstruyendo una realidad. Nunca será la misma, siempre habrá algo cambiado, un roto aquí, una pieza fuera de sitio allí, pero esa reconstrucción global permitirá que cada miembro de esa comunidad pueda reconstruir también su sentido de la realidad.

Los atentados en Catalunya hay que enmarcarlos en la geoestrategia, la utilización que hace Arabia Saudí principalmente del wahadismo como un instrumento de poder en el mundo. Es monstruoso pero debemos aceptar que los amos de los terroristas son los aliados de nuestros amos. No es una paradoja, es una perversión política.

Aunque la conexión de la célula organizada en Catalunya con los centros de decisión terrorista sea laxa, el atentado que preparaban tenía un contexto político local, seguramente pretendía incidir en una herida, en el conflicto entre el Estado y Catalunya que afronta semanas decisivas. Pretendía desgarrar la carne donde hay rozadura y herida, sin poder predeterminar si movería a la sociedad en una dirección o la contraria sí que pretendía aprovechar el conflicto político, parasitarlo, apropiarse de la jornada. Han asesinado y mutilado, han hecho daño a mucha gente pero una oportuna explosión los puso en evidencia y los obligó a precipitarse y matar fuera del contexto previsto.

No podemos saber si los atentados moverán el ánimo y la opinión de las personas que van a celebrar su Diada nacional y votar el 1 de Octubre en un sentido u otro, sin embargo sí que han tenido un efecto inesperado para cualquiera: han aflorado las estructuras de un estado. Han catalizado las partículas del ambiente en el que ya estaba viviendo la ciudadanía catalana, lo que era gaseoso o líquido se ha hecho sólido.

La evidencia va contra la política centralista de Rajoy, el de las 500.000 firmas, y Soraya, la del 10 a 0

La población catalana acaba de comprobar que ya vive dentro de un país propio, perfectamente delimitado: durante una jornada trágica en que sentían que peligraba cada persona y el propio país Catalunya ha estado sóla, contando únicamente con sus propias fuerzas. Y sóla se ha enfrentado a sus enemigos, los ha combatido y los ha vencido con eficacia. La ciudadanía catalana ha vivido en esa jornada histórica la experiencia de la soledad, de la independencia, del valor cívico y, sobre todo, han conocido la evidencia de que en la práctica ya tienen un estado. Los catalanes reconstruyen sus días, su realidad desde si mismos, no precisan de virreyes coloniales.

Esto lo ha vivido la sociedad catalana y lo hemos visto, desde fuera, cualquier ciudadano español que no esté completamente intoxicado por sus medios de comunicación. Catalunya es otro país, con sus estructuras y sus gobernantes; un país que, además, funciona ejemplarmente con profesionalidad, seriedad y eficacia. Un país envidiable. Hace años deseaba que Catalunya fuese la maestra de España, evidentemente ya es imposible y solamente queda a unos la envidia y a otros la admiración. Pero se impone la evidencia de la seriedad de la nación catalana, que ha sido retratada con burla, desprecio y mentiras por los políticos españoles y los medios de comunicación al servicio del IBEX. Esa evidencia entre la opinión va contra la política centralista de Rajoy, el de las 500.000 firmas, y Soraya, la del 10 a 0, una política seguida por el resto de los partidos estatales que le cuestionan a esa sociedad el derecho a votar y decidir.

Los servidores de ese imperio de fantasía que sueñan en la corte madrileña creyeron que Catalunya era una autonomía suya, un país pequeñito, pero acaba de mostrarse a si misma y a los demás desnuda como lo que es, una nación adulta y capaz que por ahora carece propiamente de un estado.

Los medios madrileños ocultan sistemáticamente la actuación de la policía catalana, los mossos, por “la policía”, cuando a diario se deleitan nombrando a la Guardia Civil y Policía Nacional

Es cierto que una violencia tan brutal hace que aflore lo peor y lo mejor en la sociedad. Lo mejor se ha impuesto a lo peor. Lo peor ya era conocido, que algo tan terrible haya ido acompañado de un nuevo afloramiento de odio a lo catalán era previsible, por mucho que se quiera ignorar esa xenofobia a lo catalán está muy extendida en la población española, la extienden los partidos y los medios. Unos medios madrileños que, como en toda ocasión en los últimos tiempos, han actuado de forma casi unánime al servicio del PP y el Estado, ya confundidos ambos en una única cosa. Repitiendo como loros de “Yes, we can” o “ Imagine” son incapaces de repetir “ No tinc por” necesitando traducirlo. Ocultando sistemáticamente la actuación de la policía catalana, los mossos, por “la policía”, cuando a diario se deleitan nombrando a la Guardia Civil y Policía Nacional. Esa perversidad, esa manipulación constante del lenguaje es indicativo de lo que ha regido hasta hoy: la ocultación, la negación y la exclusión de la realidad nacional catalana. Los españoles ignoran, porque sus medios se lo ocultan, que este Gobierno ha excluido a los Mossos de la información estratégica sobre terrorismo que recibían de otros gobiernos, cuando Catalunya era un objetivo principal del terrorismo. Esa muestra de autoritarismo antidemocrático, de colonialismo y de irresponsabilidad criminal es algo inaudito. Los españoles no serán informados de ello pero como los lectores de este periódico sí lo saben no insisto en lo sabido.

Mariano Rajoy y la política española en estos momentos está tragando un sapo muy grande y los españoles asimilando una nueva realidad: bajo este estado hay más de un país y la foto con el monarca no es más que un imperdible obligado por la circunstancia extrema. En esa nueva realidad, quienes armados de la Justicia del estado como arma particular pretenden el encarcelamiento y el embargo de políticos catalanes ¿todavía sueñan con encarcelar a Puigdemont cuando la ciudadanía sea convocada a votar? ¿Con qué autoridad lo haría? ¿Qué autoridad tienen ante la ciudadanía catalana esos políticos que dejaron sus vacaciones para aparecer en una tierra y un país que le es más extraño que nunca? Frente a la autoridad colonial sólo cabe la autoridad de la ciudadanía, la que vota libremente.

 
   
Extret de: http://www.ara.cat/es/Suso-de-Toro-Dos-paises-dos-realidades_0_1853814797.html  
en català: http://www.ara.cat/opinio/Dos-paisos-dues-realitats_0_1854414632.html  
   
   
   
Publicado por en    

Las reacciones

Dudo de que haya otro lugar del planeta en que un atentado como el de la Rambla provoque tal alud de respuestas inhumanas, crueles, inmorales, estúpidas o ruines. Algo deben de tener Cataluña y los catalanes para suscitar reacciones tan repugnantes y sacar lo más bajo que muchas personas llevan dentro.

Y no es nuevo. Es motivo permanente. Cada vez que hay un accidente o desgracia con víctimas catalanas aparecen en la redes comentarios catalanófobos generalmente delictivos. No, no es nuevo. Cuando algún mal castiga Cataluña, mucha gente en España -que envidia y odia a los catalanes- se alegra y hace chistes sobre ello. Muchos, supongo, son los que luego se lamentan de que los catalanes quieran independizarse, están en contra de la idea y, si les dejaran, matarían a todos los independentistas con el sacro fin de preservar la unidad de esta patria en la que da asco vivir con gente como ellos.

Tres observaciones sobre tres tipos de reacciones, sin ánimo de ser exhaustivo entre los cientos de declaraciones, gestos y actitudes que se han prodigado en las últimas horas.

La hipocresía oficial. Tanto el Rey como el Sobresueldos y la Ratita Hacendosa y el pintoresco ministro del Interior, tardaron horas y horas en comparecer, dejando así bien claro que España y Cataluña son dos países distintos y sin grandes relaciones entre sí. El de Exteriores no se dignó interrumpir sus vacaciones en la embajada del Ecuador, sufragadas por partida doble por todos los españoles. El Rey, que estaba en otro país, no ha aclarado en cuá, y el Sobresueldos compareció finalmente a balbucear las habituales vaciedades mientras no podía evitar que fueran filtrándose noticias sobre el boicot a que el gobierno de España viene sometiendo a la consejería de interior de Cataluña por razones políticas poniendo en peligro la seguridad de los catalanes. Todos a una clamaron por una unidad que no existe, que se han inventado y que ellos han roto siempre que han podido cuando dicha unidad podía beneficiar a Cataluña.

Una reserva a este respecto. Habrá que exigir responsabilidades y estudiar cuáles hayan sido los fallos, los errores o las medidas de sabotaje mal intencionadas. Pero, mientras no haya pruebas fehacientes, nada, absolutamente nada autoriza a culpar del crimen a ideas o personas distintas de los autores materiales. Por eso los fascistas que pasan por periodistas y demócratas en los lamentables medios españoles y que acusaban ya desde el primer momento al proceso independentista o a la CUP lo único que están haciendo es justificar que otros culpabilicen directamente a la guerra sucia del gobierno y lo hagan responsable de lo que se llama un "atentado de falsa bandera" para buscar un pretexto que le permita intervenir y militarizar Cataluña. ¿Sacado de quicio? Es posible, pero, que yo sepa, la "operación Cataluña" de las cloacas del Estado no la organizó la CUP sino el ministro meapilas entre virgen y virgen.

La canalla de derechas. Las redes se llenaron de comentarios delirantes en los que los periodistas a sueldo de la derecha vertían ignorancia y odio contra todo lo que les molesta en un intento de criminalizarlo. Isabel San Sebastián relacionaba el atentado con el cuento de la reconquista  que siempre ha servido a la derecha para falsificar la historia de España con sus patrañas nacionalcatólicas y atizaba el odio contra el islam con un hediondo hálito de cruzada. Alfonso Rojo se metía con los "progres" por su manía de distinguir entre una confesiones y otras cuando a él, probablemente, lo único sensato debe de parecerle meterlas a todas en el mismo barco y hundirlo, ya que la sola religión que debe de aceptar este elemento es la de la pastuqui por programa . El inefable Tertsch hacía una amalgama juntando en un solo tuit la Rambla, Podemos, la CUP, el Gulag, etc., en el mejor estilo estalinista que, en realidad, es el suyo. Escenificación de esta farsa cavernaria,  un editorial de El País y un artículo de Lluís Bassets en el mismo medio relacionando el terrorismo islamista con el independentismo. Por no hablar de la velocidad de todos los fantoches de la tele -Quintana, Griso, Ferreras- en interrumpir sus vacaciones para darse un baño de morbo y pujar el share, que es lo que importa.

La canalla de izquierdas. Cuando se trata del independentismo catalán, ya sabe, las tenues diferencias entre la izquierda y la derecha española se difuminan y todo es derecha; derecha patriótica, nacional. Así que toda la sedicente "izquierda" española murmuró unas atribuladas jaculatorias unitarias, copiando, como siempre,  a la derecha, y en algún caso, hizo el habitual alarde de catalanofobia de rigor. Sirva como ejemplo la viñeta de Peridis ayer en El País en la que se insinua fariseamente una relación causal entre el independentismo catalán y el atentado. Ese dibujo es un juicio moral innoble que necesariamente tiene que provocar indignación en quien sepa dos cosas: a) el atentado no tiene nada que ver con el proceso; b) el proceso parecerá bien o mal a distintos públicos, según sus objetivos, pero es pacífico, democrático y mucho antes víctima (ya lo está siendo, perseguido por los amigos de Peridis) que victimario.

Ante  la oleada de reacciones contrarias a esta mala baba del dibujante, su jefe en el periódico, Antonio Caño, sacó un tuit defendiéndolo con una arrogancia tan extrema y necia que uno se pregunta si el hombre está en sus cabales y sabe de lo que habla. Decía Caño: Con todos los respetos, no voy a permitir que se denigre de forma tan ruin una ejemplar trayectoria profesional. No se sabe con qué medios materiales cuenta Caño para conseguir su objetivo, aparte de la manipulación y la censura, sus favoritos. No se sabe cómo impedirá que el propio Peridis destruya esa "trayectoria profesional" demostrando lo que es en el fondo. Por último, ¿acaso cree él que su propia trayectoria profesional al servicio del PP, la caverna y los intereses personales de Cebrián, le dan autoridad para defender a alguien?

Y si Caño, periodista del régimen, lanzaba sus bravatas en defensa de su obediente plumilla, el genio del socialismo que entretiene sus ocios en el Parlamento Europeo, Elena Valenciano, coincidía con el sucio espíritu de Peridis y se deshacía en elogios: Del maestro #Peridis. Inteligente, agudo y -sobre todo- humano. #Barcelona #LoqueNosUney no #LoqueNosSepara #Solidaridad #Unidad.

Que los dioses nos libren de estas lumbreras que ven inteligencia, agudeza y humanidad donde no hay más que estulticia, bastedad e inhumanidad.

¿Se entiende por qué el independentismo catalán es tan fuerte? 

Y más que será.
Publicado por en  
 
   
   
>inici